ūüö® 199 FEMICIDIOS EN 2020 ūüö®

Femicidios
Inicio:01/01/2020Fin:31/08/2020

Los datos relevados de medios gráficos y digitales de todo el país nos muestran que la violencia machista sigue presente: en lo que va de 2020 ocurrieron 199 femicidios, 19 de ellos en el mes de agosto.

Algunos datos destacados: 199 femicidios fueron cometidos entre el 1 de enero al 31 de agosto de 2020 1 femicidio cada 29 horas en 2020 19 femicidios en el mes de agosto 118 femicidios durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio entre el 20 de marzo y el 31 de agosto. El 66% de los femicidios fueron cometidos por las parejas o ex parejas de las v√≠ctimas El 66% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima 35 v√≠ctimas hab√≠an realizado al menos una denuncia El 21% de las v√≠ctimas fueron asesinadas a golpes Al menos 178 ni√Īes perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en 2020

31agosto2020 (6)

Seg√ļn los datos registrados, el hogar de las mujeres contin√ļa siendo el lugar m√°s inseguro, ya que el 66% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima. Al mismo tiempo, observamos que los femicidas pertenecen al c√≠rculo √≠ntimo de las v√≠ctimas, debido a que el 66% de los femicidios fueron cometidos por parejas o ex parejas y en el 12% por un familiar. Este dato cobra mayor relevancia en el contexto de Aislamiento social, preventivo y obligatorio, dado que las v√≠ctimas se encuentran m√°s expuestas al estar aisladas con su agresor. Muestra de ello es que desde el inicio del ASPO el 20 de marzo al 31 de agosto ocurrieron 118 femicidios.
Las formas en que fueron asesinadas representan la brutalidad en la que se expresa la violencia machista. El 21% de los femicidios fue cometido a golpes, lo que nos habla de la violencia como un proceso que se da a lo largo del tiempo, que puede incluir otros tipos de violencias, adem√°s de la f√≠sica, y que no es un hecho aislado. Esta modalidad tiene un rol pedag√≥gico en la sociedad. Que una mujer sea asesinada a golpes implica un ensa√Īamiento con la v√≠ctima, pero tambi√©n una suerte de ense√Īanza o mensaje a los varones violentos. Para cumplir con el mandato de masculinidad hegem√≥nica el hombre est√° obligado a mostrar a los otros hombres que merece su lugar de masculinidad y para ello necesita exhibir su potencia, su fuerza, expresada en la crueldad. Este mandato, el deber ser, se construye, reproduce y se incorpora por medio de la cultura machista, en la que vivimos nosotrxs, y tambi√©n las instituciones, como el Poder Judicial y las fuerzas de seguridad. De las 199 v√≠ctimas de femicidios, 35 hab√≠an realizado al menos una denuncia y 11 ten√≠an medidas de protecci√≥n, sin embargo las asesinaron. Estas acciones o inacciones constituyen un mensaje de desprotecci√≥n para las v√≠ctimas y de protecci√≥n para los agresores. Por esto continuamos exigiendo la implementaci√≥n de la Ley Micaela en la Justicia y en las fuerzas de seguridad, con el objetivo de que se tomen medidas de protecci√≥n adecuadas, con celeridad, propiciando la escucha de las v√≠ctimas y el cumplimiento de sus derechos. Entendemos que los femicidios no ocurren de forma aislada, son el caso extremo de una desigualdad de poder inscripta en la cultura machista. Es vital nuestro compromiso como amigxs, vecinxs, conocidxs. El fortalecimiento de las redes solidarias, el acompa√Īar y estar atentxs ante situaciones de violencia es fundamental para poder frenarla. Los femicidios son la otra curva que debemos achatar hasta erradicar, y eso es responsabilidad de todxs.