ūüö® 28 FEMICIDIOS en enero del 2022 ūüö®

Femicidios
Inicio:01/01/2022Fin:31/01/2022

Algunos datos destacados:

ūüĎČ 1 femicidio cada 27 horas en enero

ūüĎČ 22 intentos de femicidio en enero

ūüĎČ El 54% de los femicidios fue cometido por las parejas y ex parejas de las v√≠ctimas

ūüĎČ El 60% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima

ūüĎČ En 1 caso el femicida pertenece a la Polic√≠a.

ūüĎČ El 14% de las v√≠ctimas hab√≠a realizado al menos una denuncia y el 7% ten√≠a medidas de protecci√≥n

ūüĎČ Al menos 22 ni√Īes perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en 2022

Un nuevo a√Īo, la violencia machista no para.

En el 2022 la violencia machista también sigue presente. De acuerdo a lo relevado a partir del análisis de medios de comunicación gráficos y digitales de todo el país en el primer mes de 2022 se registraron 28 femicidios: 1 cada 27 horas. Al mismo tiempo, desde el Observatorio observamos los casos de intentos de femicidios para tener un mayor acercamiento a los hechos de violencia machista más extrema. En enero se registraron casi la misma cantidad de femicidios que de intentos: 22. Los intentos son parte de un proceso de violencia que por distintas circunstancias no llegaron a la muerte, por eso son casos en los que se debe hacer foco desde el Estado, que tiene la responsabilidad de proteger a esas mujeres en esta oportunidad.

El femicida est√° en nuestro c√≠rculo de conocidos. Si bien el 54% de los femicidios es cometido por las parejas y ex parejas de las v√≠ctimas es importante resaltar que el 11,3% es cometido por un familiar y el 9,8% por un conocido, lo cual nos arroja que el 75% de los femicidios son llevados a cabo por alguien del c√≠rculo √≠ntimo de la v√≠ctima. Lejos de pensar que estamos en mayor en riesgo cada vez que salimos a la calle, el registro que realizamos desde el observatorio nos permite acercarnos a c√≥mo suceden los femicidios realmente. En el primer mes del 2022, al igual que en todo 2021, la mayor√≠a de los casos, el 60%, ocurrieron en la vivienda de la v√≠ctima, que en muchos casos comparte con el agresor. De todas maneras, no hay que perder de vista que el 28,6% de los femicidios en enero tuvieron lugar en la v√≠a p√ļblica, lo cual evidencia la impunidad y el poder con el que act√ļan los agresores, quienes creen que est√°n avalados para ejercer violencia a la posible vista de todxs. En este sentido, debemos apelar al compromiso de todxs, desde el Estado, pero tambi√©n de la sociedad en general. Amigxs, vecinxs, familiares, atentxs e involucradxs para acompa√Īar a las v√≠ctimas de la violencia machista.

Respecto de la forma utilizada para cometer el femicidio, en enero se registraron un 46,4% de casos en los que se utiliz√≥ un arma blanca. En menor medida, el 21,4% de femicidios fue perpetrado por armas de fuego. Entendemos que las armas blancas son de f√°cil y cotidiano acceso y no se puede regular su tenencia, pero s√≠ se puede reforzar el control de la posesi√≥n de las armas de fuego, sobre todo si el agresor pertenece a las fuerzas de seguridad. En el primer mes del a√Īo ya hemos observado que en 1 caso el femicida era polic√≠a, hecho que refleja la necesidad de restringir la tenencia de armas de fuego en casos en que personas pertenecientes a las fuerzas de seguridad y armadas tengan denuncias de violencia machista. Para esto es urgente la formaci√≥n en perspectiva de g√©nero y derechos humanos de las fuerzas de seguridad, no s√≥lo para romper con las complicidades con los agresores que pertenecen a la instituci√≥n, sino tambi√©n para no desproteger a todas las mujeres. Tener fuerzas de seguridad con pr√°cticas basadas en derechos humanos es una deuda de la democracia con nosotrxs.

En lo que va del a√Īo el 14% de las v√≠ctimas hab√≠a realizado al menos una denuncia y s√≥lo el 7% ten√≠a una medida de protecci√≥n judicial. Sabemos que denunciar en situaciones de violencia es dif√≠cil por la complejidad del contexto, en el que muchas veces se siente verg√ľenza y desconfianza, por esto es que es fundamental una reforma dentro de la Justicia. Si s√≥lo la mitad de las mujeres que denunciaron tuvieron una respuesta judicial que encima no fue controlada por la polic√≠a ni fue impedido su femicidio es porque falta la formaci√≥n, el compromiso y el presupuesto. Es urgente que todas las instituciones transformen sus pr√°cticas machistas por eso exigimos una reforma judicial transfeminista, que tome decisiones con mirada interseccional que nos incluyan.

Entendemos que la violencia machista y su punto m√°s extremo, los femicidios, forman parte de un entramado cultural y social sostenido hace miles de a√Īos por la desigualdad entre mujeres, diversidades sexuales y varones.

Erradicar las violencias y desigualdades debe ser un compromiso y un interés de todxs, no sólo de quienes podemos ser asesinadxs.