ūüö® 212 FEMICIDIOS en 2022

Femicidios
Inicio:01/01/2022Fin:31/10/2022

Desde ‚ÄúAhora Que S√≠ Nos Ven‚ÄĚ damos a conocer las cifras de femicidios en Argentina entre el 1 de enero y el 31 de octubre de 2022, elaboradas a partir del an√°lisis de medios gr√°ficos y digitales de todo el pa√≠s llevado adelante por nuestro observatorio de violencias de g√©nero.

‚ÄĘ 1 femicidio cada 24 horas en octubre ‚ÄĘ 181 intentos de femicidio en lo que va de 2022 ‚ÄĘ 9 Transfemicidios/travesticidios publicados en los medios de comunicaci√≥n frente a 32 casos denunciados por organizaciones LGBTIQ+ ‚ÄĘ El 61,3% de los femicidios fue cometido por las parejas y ex parejas de las v√≠ctimas ‚ÄĘ El 65% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima ‚ÄĘ 7 femicidas polic√≠as y 2 militares ‚ÄĘ 46 femicidas se suicidaron y 5 intentaron suicidarse ‚ÄĘ 33 v√≠ctimas hab√≠an realizado al menos una denuncia y 22 ten√≠an medidas de protecci√≥n ‚ÄĘ Al menos 189 ni√Īxs perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en lo que va de 2022

De acuerdo al registro que realizamos en Ahora que s√≠ nos ven, el 65% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima, que en muchas ocasiones comparte con el agresor. Esto refleja que las mujeres estamos m√°s expuestas a la violencia en nuestros hogares, lejos del mito que afirma que la calle es un territorio peligroso para nosotras. En muchos de los casos que relevamos en estos a√Īos hemos observado que las v√≠ctimas de violencia no pueden abandonar el hogar ya que no tienen recursos suficientes. Seg√ļn el INDEC la brecha de g√©nero de ingresos es el 27,7%, por eso resulta fundamental asegurar a las mujeres y LGBT las condiciones materiales para acceder al trabajo formal, la vivienda y la educaci√≥n.

Durante 2022 registramos que en el 61,3% de los casos el femicida era la pareja o ex pareja de la v√≠ctima. A su vez, el 87,7% de los casos fueron perpetrados por una persona del c√≠rculo √≠ntimo de la v√≠ctima, o sea familiares (15,1%) y conocidos (11,3%). En el 10,8% de los casos no contamos con la informaci√≥n del agresor, lo que no implica que no sea una persona conocida de la v√≠ctima. Como mencionamos, los femicidas no son locos o extra√Īos, compartimos espacios de estudio, trabajo, amistad o el hogar, cuentan con nuestra confianza y son personas con quienes tenemos un v√≠nculo afectivo. A partir de los datos relevados de medios gr√°ficos y digitales de Argentina observamos que en 9 casos el femicida pertenec√≠a a las fuerzas de seguridad o armadas. En 7 casos el femicida era Polic√≠a y en 2 militares. Que los femicidas integren estas instituciones es un factor de riesgo dado que tienen a su disposici√≥n un arma de fuego y una posici√≥n de poder por su relaci√≥n con las fuerzas de seguridad o armadas. De hecho, de estos 9 casos en 7 los femicidios fueron cometidos con un arma de fuego y 2 mediante asfixia. Es urgente que se tomen medidas al interior de las instituciones de seguridad para no seguir apa√Īando a los violentos y desproteger a las v√≠ctimas de la violencia machista.

Este mes volvimos a ver c√≥mo la Polic√≠a no s√≥lo encubre a sus miembros violentos, sino que ejerce violencia institucional hacia las mujeres que van a denunciar. Noelia Sosa, de 30 a√Īos, viv√≠a en Trancas, Tucum√°n, y es a la comisar√≠a de all√≠ que fue a denunciar a su pareja por violencia de g√©nero. La Polic√≠a no le quiso tomar al denuncia porque ‚Äúno estaba el oficial de guardia‚ÄĚ. Expuesta y desprotegida, Noelia se quit√≥ la vida esa tarde. En un pa√≠s en el que el 16% de las v√≠ctimas hab√≠a realizado al menos una denuncia y s√≥lo el 10% de las v√≠ctimas ten√≠an medidas de protecci√≥n, el caso de Noelia no llama la atenci√≥n. Exigimos que se implemente correctamente la Ley Micaela en las fuerzas de seguridad y en el Poder Judicial, nadie puede negarse a tomarte la denuncia, no hay excusa para eso. El Estado no puede seguir permitiendo que los funcionarixs p√Ļblicxs no se sometan a las leyes mientras contin√ļan violentando institucionalmente y vulnerando los derechos de mujeres, LGBT y ni√Īeces. Como cada mes repetimos que fuerzas de seguridad y Justicia respetuosas de los derechos humanos son una deuda de la democracia. Respecto de la conducta de los agresores luego del hecho, hasta el 31 de octubre en 46 de los 212 casos los femicidas se suicidaron luego del femicidio, 45 se dieron a la fuga, 37 intentaron ocultar su autor√≠a y 5 intentaron suicidarse. Para el agresor todas estas decisiones son intentos de salir impunes de la situaci√≥n y para las familias y allegadxs de las v√≠ctimas supone el impedimento para conseguir Justicia.

Las vidas trans importan Del 1 de enero al 31 de octubre de este a√Īo contabilizamos 9 transfemicidios y travesticidios. Como mencionamos todos los meses, esta cifra est√° subrepresentada ya que nuestra fuente, los medios de comunicaci√≥n, no cree noticiable el asesinato de personas del colectivo travesti trans. Resulta necesario que las empresas de comunicaci√≥n y lxs comunicadorxs dejen de expresar su espanto ante casos de violencia y realmente se comprometan. Un punto m√°s de rating no puede justificar la violencia simb√≥lica hacia las v√≠ctimas. En esta l√≠nea, continuamos exigiendo la reglamentaci√≥n de la Ley de Equidad en Medios de Comunicaci√≥n, aprobada hace un a√Īo. Para erradicar la violencia machista necesitamos m√°s participaci√≥n de mujeres y personas trans feministas en los medios. S√≥lo as√≠ podremos transformar esta realidad en una igualitaria y libre de violencias. Asimismo, en el mes del orgullo seguimos pidiendo por la aparici√≥n de Tehuel de la Torre, desaparecido desde el 11 de marzo de 2021 luego de ir a una entrevista laboral. Es tiempo de menos rainbow washing y m√°s traVajo.