21 FEMICIDIOS EN ENERO 2023

Femicidios
Inicio:01/01/2023Fin:31/01/2023

Algunos datos destacados:

‚ÄĘ 1 femicidio cada 35 horas en el a√Īo 2023 ‚ÄĘ 41 intentos de femicidio y 5 intentos de femicidios vinculados en 2023 ‚ÄĘ Al menos 1 Transfemicidio/travesticidio ‚ÄĘ El 71% de los femicidios fue cometido por las parejas y ex parejas de las v√≠ctimas ‚ÄĘ El 66,7% de los femicidios ocurri√≥ en la vivienda de la v√≠ctima ‚ÄĘ 4 v√≠ctimas hab√≠an realizado al menos una denuncia y 2 ten√≠an medidas de protecci√≥n ‚ÄĘ Al menos 16 ni√Īes perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en el a√Īo 2023

ūüďĘ Desde ‚ÄúAhora Que S√≠ Nos Ven‚ÄĚ damos a conocer las cifras de femicidios en Argentina entre el 1 y el 31 de enero de 2023, elaboradas a partir del an√°lisis de medios gr√°ficos y digitales de todo el pa√≠s llevado adelante por nuestro observatorio de violencias de g√©nero.

Nuestra vida corre peligro casi a diario cuando ocurre 1 femicidio cada 35 horas en nuestro país. En lo que va de 2023 hemos registrado 21 casos de femicidios y 46 intentos de femicidios, cifras que dan cuenta de la violencia a la que estamos expuestas.

Expuestas en nuestros hogares De acuerdo a lo publicado en medios gr√°ficos y digitales, el 66,7% de los femicidios ocurrieron en la vivienda de la v√≠ctima. Lejos de la creencia de que el peligro se encuentra en la calle, nos encontramos m√°s expuestas en nuestras casas que, como se observa en las cifras, en muchos casos compartimos con nuestro agresor (14,3%). Entendiendo esta situaci√≥n, es urgente que se sigan elaborando pol√≠ticas p√ļblicas que contribuyan con la autonom√≠a econ√≥mica de las mujeres y fortalezcan el acceso a la vivienda y al empleo formal. A su vez, 16 ni√Īxs perdieron a sus madres v√≠ctimas de femicidio. Las infancias tambi√©n son v√≠ctimas de la violencia machista que viven sus madres en sus casas. Para identificar estos hechos es vital la implementaci√≥n de la Educaci√≥n Sexual Integral, para que lxs ni√Īxs puedan reconocer las violencias y conocer sus derechos. Asimismo, necesitamos la capacitaci√≥n en g√©nero en instituciones educativas y de salud, para que lxs profesionales puedan identificar y estar m√°s atentxs a situaciones de violencia.

Justicia cómplice En lo que va de 2023 el 19% de las víctimas de femicidio había realizado al menos una denuncia, y en el 10% de los casos tenía alguna medida de protección. A pesar de haber recurrido a la Justicia, las mujeres son asesinadas. En este sentido, vemos que las medidas que se toman son ineficientes y, por lo tanto, deben pensarse con perspectiva de género e interseccionalidad. Necesitamos que el Poder Judicial se capacite en géneros y diversidades y que se garantice el acceso de profesionales transfeministas a puestos de decisión. Mientras observamos en los medios de comunicación que son varones los que negocian con otros varones sobre cuestiones que impactan en nuestra vida cotidiana, a las mujeres nos violentan todos los días, también desde el Poder Judicial. En momentos en que el Poder Judicial no garantiza plenamente nuestros derechos, sino que también hostiga a una mujer para obstaculizar su participación política, es fundamental una reforma judicial transfeminista. Exigimos una Corte Suprema de Justicia transfeminista.

Ni monstruos, ni enfermos: violentos en nuestro círculo íntimo Respecto del vínculo de la víctima con el agresor en el 90% de los femicidios el femicida pertenecía al círculo íntimo de la víctima. Seguimos observando con preocupación que en 7 de cada 10 casos el femicida era la pareja o ex pareja de la víctima. Esto deja en evidencia la necesidad de transformar los vínculos sexo-afectivos que históricamente se basaron en la asimetría de poder. Es vital que podamos discutir sobre masculinidades no hegemónicas, construidas desde el amor, el respeto y la libertad. Esto debe ser un debate que comprometa a la sociedad en su conjunto, especialmente a los varones. Nos cansamos de ver y escuchar varones indignados ante casos de violencia, sin cuestionarse el por qué de las violencias, su complicidad y los privilegios de los que gozan mientras cada día asesinan a una mujer. Es tiempo de que esto cambie y es responsabilidad de todxs, no solo de los feminismos.

Transfemicidios invisibilizados En enero hemos registrado un transfemicidio, el crimen de Sof√≠a Bravo, de 26 a√Īos, que fue asesinada el 7 de enero en La Carlota, C√≥rdoba. El agresor, Rodrigo Nicol√°s Esp√≠ndola, un camionero de 22 a√Īos fue detenido. Sof√≠a era trabajadora sexual y seg√ļn lo que relata la familia, quer√≠a dejar esa actividad, pero no consegu√≠a trabajo formal. En este sentido, Sof√≠a es v√≠ctima de violencia machista no s√≥lo de parte del agresor, sino de la escasa implementaci√≥n del Cupo Laboral Travesti Trans del Estado cordob√©s. Las personas trans suelen tener una expectativa de vida no mayor a 40 a√Īos, producto de la discriminaci√≥n y exclusi√≥n familiar y social que vivencian. Este contexto vulnera los derechos humanos de las personas trans y las expone especialmente a la violencia. Adem√°s, a casi dos a√Īos de la desaparici√≥n de Tehuel de la Torre, un joven trans que en marzo de 2021 sali√≥ a una entrevista de trabajo y no volvi√≥, exigimos que se cumpla el Cupo Laboral Travesti Trans en todo el pa√≠s. Al mismo tiempo, pedimos que se trate en el Congreso la Ley Integral Trans, para asegurar a las personas trans el ejercicio pleno y en condiciones de igualdad de sus derechos y libertades. Sabemos que los casos de transfemicidios y travesticidios no suelen ser considerados noticia y que, a su vez, los medios ejercen violencia hacia nosotras, entre ellos los medios digitales y las redes sociales. En los √ļltimos d√≠as la periodista y editora de g√©nero de TN Marina Abiuso y la directora del CELS, Paula Litvachky, fueron v√≠ctimas de hostigamiento en redes a ra√≠z de la difusi√≥n de fake news sobre su posici√≥n respecto del asesinato de Lucio Dupuy. Vemos con preocupaci√≥n la difusi√≥n y reproducci√≥n por parte de medios tradicionales de las noticias falsas que surgen de las redes que tienen como objetivo ser la excusa para agredir a quienes luchan por la defensa y ampliaci√≥n de nuestros derechos. Necesitamos que se reglamente la Ley de Equidad en Medios y se comience a debatir c√≥mo utilizar y comunicar en las redes sociales en pos de fortalecer la democracia y el acceso de nuestras voces en la escena p√ļblica y pol√≠tica.